¿Qué tiene en común tu teléfono móvil y una empresa de transporte?

———————————-

¡Ser empresario!

Estas últimas semanas he coincido con varios emprendedores, empresarios, políticos, banqueros, docentes y formadores.

¿Qué combinación verdad?
Les preguntaba qué era para ellos una empresa y era sorprendente las distintas respuestas. Te invito a que preguntes en tu círculo y pases un rato divertido escuchando las distintas opiniones, verás que apenas coinciden unas con otras, sin embargo esto te ayudará a mejorar tu propia conclusión.
Después de observar varios puntos de vista se disparan preguntas del siguiente calibre:

¿Cómo puede estar formando una persona que no tiene una certificación?
¿Es posible que una persona me explique el intríngulis de un negocio cuando no ha montado ninguno en su trayectoria y lo único que hace es hablar de teoría?
¿Cómo vamos a prestar dinero a emprendedores sin garantías?
¿Por qué existen tantos procesos burocráticos para emprender?
Se abren muchos frentes y hoy me adentraré en:
¿Qué es una empresa para mí?
La mayoría de los artículos, libros, escuelas, y personas que he nombrado anteriormente dan por sentado que un emprendedor ya sabe lo que es una empresa, a lo que se dedica y cómo funciona, de una manera obvia.

¡¡Pues NO!! Bajo mi punto de vista el mundo de los negocios es uno de los ámbitos más complejos y multidisciplinarios de la experiencia humana; intentar comprender cómo funciona una empresa puede intimidar a cualquiera, a pesar de que en nuestro día a día vivamos rodeados de ellas.

Los negocios forman una parte tan importante de la vida que es fácil dar por sentado que conocemos el tema. Día a día los negocios nos proporcionan lo que queremos con rapidez, eficacia y casi sin hacer ruido.

Mira alrededor y prácticamente todos los bienes materiales que te rodean en este mismo instante se crearon y llegaron a ti, por mediación de alguna empresa.

Los negocios crean valores y nos proveen muchas cosas… tan variadas y de insospechadas maneras, que resulta difícil generalizar. Por eso te lanzo dos preguntas:

¿Qué tiene en común tu teléfono móvil y una empresa de transporte?
¿Y la marca de café a una tienda de ropa?


Los negocios de éxito (1) crean o nos ofrecen algo de Valor, que los demás (2) queremos o necesitamos (3), a un precio que estamos dispuestos a pagar, de un modo que (4) satisface nuestras necesidades y expectativas como compradores y (5) generan los suficientes ingresos a la empresa de modo que a los propietarios les resulte rentable seguir operando.

Si eliminamos cualquiera de estos aspectos (la creación de algo de valor, la demanda del cliente, las transacciones, la entrega del valor o la cantidad suficiente de ganancias) el resultado será algo distinto a un negocio. Cada uno de los factores es un elemento esencial y universal.

Seas quien seas y te dediques al negocio que te dediques si lo haces bien, el negocio prosperará y si lo haces mal, no aguantarás mucho tiempo en el mercado.

Hay dos factores más que le hay que sumar:

Las personas y los sistemas

Las personas montan negocios y los negocios sobreviven beneficiando a otras personas de alguna manera; según cómo piensen y actúen, determinará la cultura empresarial, al mismo tiempo que aportará muchísimo valor a la sociedad.

Los sistemas son las estructuras invisibles, dado que un negocio está lleno de procesos que pueden repetirse de manera fiable para conseguir un resultado en concreto. Si mejoras los procesos, mejorarás los resultados.

 Continuará…

Compartir post

Publicado por : lara

0 Comentario

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.