¡Del caos al control!

 ¡Cuando parece que ya no puedes salir del caos… debes pararte y reflexionar! ¿Quién no ha pasado por un Caos? ¿Te das cuenta de lo difícil que ha sido retomar el Enfoque? Tanto a nivel personal como profesional, nos ha sucedido al que más, al que menos. Por ello, queremos compartir  una historia que te explicará unas pautas para que lleves el control a todos los niveles de tu ser. 

———————————-

Después del caos, toca reenfocar tu ser

“Un día Juan recibe una llamada con la noticia del fallecimiento de un familiar directo y que le dejó en sus últimas voluntades el deber de hacerse cargo de la empresa: CAOS S.A.

Cuando Juan llegó a la empresa, lo que se encontró fue unas naves llenas de mercancía; lo único que destacaba era un descontrol de personal, administración, mercancía, horarios (…). ¿Qué harías en este caso? ¿Cómo marcarías el control en esta empresa? Juan no sabía por donde empezar. ¿Te ha pasado en alguna ocasión?

Juan estaba en ese momento que no era capaz de ver el enfoque. Lo primero que hizo fue retirar las cosas del despacho; el pensó que entre tal caos encontraría la fórmula mágica que le ayudaría a coger el CONTROL. Después de ir revisando papel por papel, se dio cuenta que sería mejor CLASIFICARLO por carpetas, y así lo hizo.

Una vez CLASIFICADO, comenzó a CLARIFICAR, haciéndose preguntas como:

¿Qué mantener?
¿Qué cambiar?
¿Qué vender?
¿Qué comprar?
Basándose en ellas fue apartando para una parte de la mesa lo que era para tratar con urgencia y para otra lo menos urgente.

Le empezaba a gustar lo que estaba haciendo; ver que había empezado a dirigir el timón le estaba dando fuerza para continuar y darle forma a CAOS S.A. Recibió una llamada de su familia recordándole que eran horas de estar en casa y no en la oficina. En ese momento decide marcarse media hora más de tiempo e irse a ver la familia y descansar; es aquí donde se para delante de todas las carpetas CLASIFICADAS y ve un papel que pone ORGANIZACIÓN. ¡Ese sería el siguiente paso a seguir!

En ese momento Juan se dio cuenta de que todos tenemos ese punto en el que las ideas llegan a la mente. Son momentos mágicos que cambian el rumbo; por eso se llevó para casa la lista de proyectos, cada cosa en su carpeta con una tabla de planificación y así aumentar paso a paso lo que iba en el interior de cada carpeta.

Después de irse a casa y disfrutar de la familia, destinó unos minutos antes de acostarse a la REFLEXIÓN. Había sido un día de los que no se ven los resultados, sin embargo de los que te dicen que llegarán resultados magníficos y prósperos en poco tiempo.

Se acostó y dejó trabajar su subconsciente para que le iluminara su siguiente paso y: ¡Tengo una buena idea! Así fue como despertó al día siguiente con un salto.

Tan solo le quedaba COMPROMISO y pasar a la ACCIÓN. Esa mañana había realizado las afirmaciones que convertirían ese día en ¡¡UN GRAN DÍA!! Se fue al despacho para determinar las llamadas y tareas a realizar, así como, posibles imprevistos para pasar a la ACCIÓN. A partir de ese día la empresa cambió de nombre: CAOS Y CONTROL S.A.

¿Y tú? ¿Te has parado a revisar estos puntos en lo personal y profesional?

*IDENTIFICAR EL CAOS*
*COGER EL CONTROL DE LA SITUACIÓN*
*CLASIFICARLO*
*CLARIFICAR TODOS LOS PUNTOS*
*ORGANIZAR*
*REFLEXIONAR*
*COGER EL COMPROMISO*
*PASAR A LA ACCIÓN*

CONTINUARÁ
¿No conoces aún el área privada? Pues no esperes más y disfruta de los mejores títulos. ¡Ahora también para los peques de la casa!

Compartir post

Publicado por : lara

0 Comentario

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.